ADIOS A UN HERMANO

Carta de lectores

Canarito,  Amigo, Hermano: hace pocos días,  tomando mates, recordábamos las épocas del barrio, fue mi infancia. Me cuidaban vos, el Lake Gino,  Alberto Ríos y tantos otros. Siempre le ponías una flor a mi  Vieja. Hoy me resuenan las palabras de los últimos días de mi Vieja en Ipensa de La Plata: "Canarito siempre tiene que seguir en casa". Y lo hiciste hasta el último minuto de tu vida.

Tengo tanta tristeza que no puedo ir a tu velorio, perdóname Hermano, que Dios te cuide mucho.

Claudio Rocha

Comentarios

  1. PIPO dice:

    hay cosas que suceden que nunca tienen explicacion terrenal…
    Cuando un amigo, compinche como Roque..nos deja…tambien nos deja un vacìo incomprensible, con un sentimiento intransferible, con una “cosa” que da vueltas por nuestro ser…preguntas y mas preguntas, sin respuestas…con sabor muy amargo…
    Roque, un divino, un tipazo…!
    mamà Lila lo adoraba y se querìan mutuamente…eran “còmplices” en los caprichos de mi vieja…ja.
    Querido Roque “CANARO”…llevale otra rosa a mamà Lila. abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *