Analizan un auxilio para los municipios inundados

El gobernador, Daniel Scioli, se reunió con una veintena de intendentes de distritos afectados por las inundaciones en las zonas rurales del centro y sudoeste de la Provincia, y dispuso que se trabaje en programas que apunten a mitigar las consecuencias en la producción agropecuaria, incluyendo especialmente créditos específicos para esos municipios.

El encuentro se dio en la sede porteña del Banco Provincia, en el marco de la gravedad de la situación que afrontan unos 34 distritos que ya fueron declarados en emergencia y/o desastre, luego de que desde febrero a la fecha cayeran más de mil milímetros de agua, imposibles de ser asorbidos por los suelos de la región, y provocaran demoras y pérdidas en la cosecha de maíz y la siembra de trigo, así como en la cría de ganado.

La inclemencia climática, que preocupa en la zona de la cuenca del Río Salado, impacta fundamentalmente en los pequeños y medianos productores, que, ante la declaración de la emergencia provincial, se ven beneficiados con prórrogas y excepciones del impuesto Inmobiliario Rural, así como moras especiales en créditos agropecuarios.

CREDITOS ESPECIALES

En el marco del encuentro desarrollado el miércoles por la noche, el Gobernador dispuso que se trabaje de manera “urgente” desde las carteras de Asuntos Agrarios y de Infraestructura, en programas que mitiguen las consecuencias de las recurrentes lluvias que, en algunos distritos, mantienen a los campos bajo un metro de agua.

Scioli pidió además que se desarrolle desde el Banco Provincia una agenda crediticia específica para municipios que atraviesan estas circunstancias, durante la reunión de trabajo, de la que participaron el jefe de Gabinete, Alberto Pérez; los ministros Cristina Álvarez Rodríguez (Gobierno), Alejandro “Topo” Rodríguez (Asuntos Agrarios), Alejandro Arlía (Infraestructura) y el presidente del Banco de la Provincia, Gustavo Marangoni.

El ministro de Asuntos Agrarios explicó que “se trabaja fuertemente ya que el registro de lluvias excepcionales afectó caminos rurales y vecinales, y esto complica la posibilidad de agilizar las tareas de cosecha, siembra, ingreso y egreso de la producción en los campos”.

Remarcó además que “el promedio de lluvias entre enero y julio de este año duplicó a las producidas en el mismo período en los últimos 15 años”.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *