Con corazón de colorados: Alvear Fútbol Club

Por Lis Solé

Primer Club Deportivo en General Alvear que cumple 100 años… Club ferroviario… Club de voluntades y con ganas de llenar los domingos de goles y gritos de muchachones.

Me imagino que en 1917, cuando se crea el Club todo fue a puro coraje y ganas de jugar. En esos años, el Jefe de la Estación del entonces Ferrocarril del Sud desde 1912 a 1929, don Domingo Girotti, fue quizás el que consiguió que “…don Teófilo Mathet donara el predio donde ahora está la cancha” como afirma Juan María “Guito” Martínez. O quizás alguno de los integrantes de la primera Comisión: Servillano Pérez, Pedro Nomdedeu, Ramón Laplace, Emilio Lemos, Desiderio Farías, Luis Herrera, Edgardo Bouquet, Luis Vásquet, Carlos Pina, Manuel Milena, Gregorio Fernández, Florencio Echeverría, Valentín Pérez, Pedro Migliori y Demetrio Álvarez… O quizás alguno de la Comisión de Honor integrada por el Dr. Bernardino Althabe, el cura Carlos Molinari, José Díaz Goyos y Tomás Wallace. Precisamente, los terrenos fueron escriturados a nombre de José Díaz Goyos pasando después a Carlos Quinto Pina.
Club de ingleses del ferrocarril… Dicen que en la pared del portón de entrada, a los lados de la reja de hierro maciza original, había palabras en inglés que lamentablemente nadie recuerda. Y es que el Club nació con el nombre de Alvear Football Club, el “alvearfobalclub” como muchos aún lo llaman, antes de que su nombre se castellanizara. Es más fácil llamarlos por “Club de Colorados” por el color de la camiseta roja, tan coloquial y cotidiano que a veces parece que existieran dos clubes en uno. El Club de los “crestones” como lo recuerda Rubén “el Gallego” González cuando los tomaban para la risa o despectivamente.

Fundado el 10 de junio de 1917, el 17, se juega el primer partido contra el Instituto Cervantes de Saladillo. Es el único Club alvearense hasta que se crea el Club Pelotaris actual Club Deportivo Alvear en 1919. En 1930, el Club Comercio, y durante décadas los únicos tres clubes deportivos por lo que se enfrentan con sus pares de Tapalqué y de Saladillo, en partidos donde solo se jugaba “por la camiseta” a “ganar o morir”.
Lo cierto es que el Club cumple 100 años… con altibajos, abandonos, recomienzos… Casi como la historia misma del Pueblo que ha sufrido constantemente los caprichos de las conducciones políticas y económicas.
En 1990, re inauguran el estadio “20 de Junio”. Muestreo de gimnasia de alumnos de escuelas y del CEF N°36, corte de cintas, suelta de palomas y globos, la recordada Banda Infanto Juvenil de Bomberos Voluntarios, discurso del Intendente Sivero, su Presidente Nacho Lafuente, ofrendas florales, placas en memoria de fundadores y deportistas… Fútbol con gente de Tapalqué… Casi como comenzar de nuevo.

Estadio “20 de Junio”: nombre ilustre que no les podría venir mejor… Nombre de Bandera, de decoro como lo demostró la gente del Club en tantas ocasiones, con seriedad, con la decisión de crecer y prolongarse en el tiempo que vendrá.

Cientos de personas alvearenses han integrado la Comisión o han sido sus jugadores… Nombrar a todos es imposible. Muchos, tantos, que debieron llenar páginas y páginas de los libros de Actas que nadie encuentra. Algunos silenciosamente, casi como una cruz, trabajaron pensando en la familia, en los chicos, en los hijos… Un club de familia y casi a campo, con Comisiones de Obras, de Fútbol, de Damas, de Bochas.

Los aniversarios del Club siempre se celebraron el Día de la Bandera. La “calle de la estación”, la calle Mitre única asfaltada, se embanderaba toda y la gente, amontonada, participaba en pruebas de bicicleta, motos, entretenimientos y carreras pedestres que organizaban el Club. Aún se recuerda la picardía de don Ricardo Girotti, Jefe de la Estación y Presidente del Club durante muchos años, “arreglando los servicios” a los foguistas Alanis, González, Villaverde y Ochoa o a los guardas Hoyos y Pepe Criado para que estuvieran el domingo “al servicio del equipo”.

Día de la Bandera, día de Alvear Fútbol Club durante 100 años de festejos alvearenses… Día de Colorados y celestes y blancos. ¿Es demasiado decir “Día de Patria”? No creo, es Día de Patria Chica, de camisetas zurcidas que estiran las rayas, de entradas furibundas que sacuden la red y hacen saltar los corazones, de gritos que se suben por los eucaliptos que rodean la cancha y estremecen las vías del tren empujando las ruedas de las carretillas de los cancheros Amadeo y Martínez entre tantos otros.

Así debe haber sido antes, así es como lo veo ahora en Colorados…Gente con mucha garra, trabajando como negros pero casi como traveseando como chicos, todos con pincel, rastrillo, con lo que sea para que crezcan los sueños… Poniendo alma y corazón, tiempo y dinero del propio bolsillo para mantener en pie ese fútbol de muchachones, de cancha de pasto duro que “gasta” más que el césped importado, pero que hace cosquillas por dentro, y vuela, y se siente en el aire.

Foto: Equipo de “Colorados”. AÑO 1960.

Arriba a la izquierda: “El Gaucho” Criado, hermano de Pepe Criado,; el que sigue es José “Pepe” Criado, abuelo de Felipe Criado; el “Negro” Morena, padre de Gastón y Gustavo Morena; el de camiseta amarilla, es Hoyos, arquero; Leonardo Vidal, foguista también del ferrocarril; Alberto Alanis, empleado ferroviario y Evangelista Leiva también ferroviario que está de camisa y corbata.

Abajo, el primero agachado a la izquierda, Roberto Villaverde, el papá de Viviana y Goly, suegro de Juan José Grassi, empleado del ferrocarril; Roberto Balda, marido de “Betty” Tortelli; Germano, hijo de un capataz de cuadrilla del ferrocarril, casado con una Ochoa; el que sigue, es Rubén “el Gallego” González, también ferroviario, y último, el “Chivo” Moussompés casado con Díaz. En la foto, nueve de los integrantes son ferroviarios. Foto Pacho.

Foto Gentileza del Gallego González. Agradezco a todos los ferroviarios y miembros del Club que colaboraron con sus historias, -que son muchas y difíciles de plasmar en una sola nota-, pero que me permitieron conocer más al Club y su gente. Especialmente agradezco a “Guito” Martínez, el “Gallego” González y su esposa la “Negrita” Endara y Carlos “Cali” Herrera por acercar documentación.

Comentarios

  1. Alberto Alaniz dice:

    Breve aclaración, el nombre correcto de Alaniz era Saturnino (único nombre), Leiva no era ferroviario.
    Hermoso recuerdo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *