Confirman dos casos de triquinosis y difunden medidas de prevención

En Olavarría

Según se comunicó de manera oficial, los pacientes afectados son dos hombres de 48 y 27 años de edad y se encuentran en buen estado general, ambulatorio, bajo control médico.

Cabe destacar que desde 2010 no se han registrado en Olavarría casos autóctonos de esta enfermedad. De hecho se infiere que los presentes diagnósticos tienen estrecha relación con el brote de triquinosis que se inició entre el 1 y el 7 de octubre del corriente año en la ciudad de Azul. Esta presunción se debe, por un lado, a las características y el tiempo en que se presentaron los casos locales (entre el 15 al 21 de octubre de 2017) y por otro lado porque hasta la fecha no se han detectado más sospechas de triquinosis en personas de Olavarría.

A partir de la sospecha se realizaron todas las acciones correspondientes, en un trabajo conjunto entre las direcciones de Epidemiología y Bromatología, Zoonosis de Azul, Mesa Local de Zoonosis Olavarría SENASA y Ministerio de Agroindustria provincial. Finalmente el análisis de laboratorio de ambos casos arrojó un resultado positivo para Trichinella spiralis, parásito causante de la triquinosis.

Para prevenir es muy importante tener en cuenta todas las medidas precautorias que permitan evitar el contagio.

La triquinosis es una enfermedad parasitaria que se transmite a través de los alimentos. Se contagia mediante el consumo de carne de cerdo o de animales silvestres (jabalí, etc.) contaminada, cruda, mal cocida o mal procesada.

Por ello se brindan las siguientes recomendaciones:

Para el consumidor

Consumir siempre carne de cerdo y sus productos derivados (embutidos y salazones) faenados y/o elaborados por establecimientos autorizados para tal fin por la Autoridad Sanitaria competente (SENASA, Ministerio de Agricultura provincial, Bromatología provincial / municipal según corresponda).
Adquirir solo productos que posean rótulo verificando el nombre del establecimiento elaborador y sus datos así como la habilitación de Autoridad Sanitaria competente, lo que implica que fueron controlados bromatológicamente.

Si consume carne fresca de cerdo, puma o jabalí, cocine completamente hasta que desaparezcan los jugos rosados (temperatura interna: 71ºC)

Productos de la caza: es importante que las carnes destinadas al consumo particular del cazador sean sometidas a una inspección veterinaria postmortem y en especial que muestras del diafragma, músculos de la lengua o maseteros del animal sean enviadas al laboratorio para la realización de la técnica de digestión artificial.

Para los criadores

Los cerdos deben ser criados en instalaciones adecuadas sin presencia de roedores.

El cerdo debe ser bien alimentado. Debe evitarse alimentarlos con basura, desperdicios de mataderos y/o residuos de casas de comida/ restaurantes, ya que en ellos puede haber restos de alimentos contaminados con el parásito.

En caso de realizar la faena casera de cerdos para consumo propio, se debe verificar mediante un análisis de laboratorio que la carne no esté infectada con el parásito. Este control es la única garantía para los consumidores de cerdo y sus productos derivados. Tener en cuenta que la salazón, el secado y el ahumado no matan a la T. spiralis.

En mataderos: Enviar a analizar por la técnica de digestión artificial una muestra de entraña, músculo maseteros o músculos de la lengua de cada cerdo que se faene.

Si se encuentra el parásito en un animal, es necesario eliminar la res completa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *