Conocido periodista de Tandil y su hijo, muertos por el mismo proyectil

El hecho ocurrió este 7 de junio al mediodía en una casa ubicada en calle Las Malvinas entre Darregueira y Rosales. Según informaron, el joven de 21 años, efectivo de la Policía se disparó con un arma reglamentaria. En un desesperado intento por evitar la determinación, su padre se interpuso pero la pistola se accionó y la cercanía de ambos cuerpos hizo que la bala alcanzara a los dos hombres.

Este jueves al mediodía, la ciudad de Tandil se vio conmocionada por la muerte de un reconocido periodista y su hijo de 21 años.

Se trata del Jefe de redacción del diario La Voz de Tandil Daniel Pérez y su hijo Lucas Pérez Cordero, que se desempeñaba como efectivo de la Policía Local de dicha ciudad.

Según relata el sitio ABC Hoy de Tandil, el joven de 21 años ingresó a la vivienda del barrio de Villa Gaucho y se encerró en una de las habitaciones. Demasiado angustiado por la difícil situación personal por la que atravesaba, estaba decidido a poner fin a su vida. Pero antes habría enviado un mensaje a través de su celular a la mujer con la que tenía un hijo, pero con la que las cosas no estaban para nada bien.

Ese mensaje habría sido reenviado por la joven a la hermana de Lucas y ésta puso en alerta a su padre, Daniel, que raudamente abandonó su puesto en el diario La Voz rumbo a su casa.

Cerca del mediodía Daniel Pérez llegó a su casa de calle Las Malvinas, entre Rosales y Darragueira. Fue hacia la habitación, llamó varias veces a Lucas, pero al no obtener respuesta ingresó por la fuerza violentando la puerta.

En un acto desesperado quiso evitar que su hijo -que ya estaba con su arma reglamentaria sobre la sien derecha-, efectuara el disparo, pero la pistola se accionó; y ya la cercanía de ambos cuerpos hizo que la bala, tras quitarle la vida a Lucas, siguiera su dirección e impactara en uno de los ojos de Daniel, provocándole la muerte en forma instantánea y accidental, según revelaron fuentes de la investigación.

En la habitación de la tragedia los investigadores hallaron el cuerpo de Lucas sobre la cama recostado sobre su izquierda con el arma al lado de su mano diestra. Daniel estaba sobre el piso, boca abajo.

Tras inspeccionar el lugar, los peritos de la policía hallaron una única vaina servida, de la bala que instantes antes había terminado con dos vidas.

Habida cuenta de que Tandil no posee médicos de policía, los cuerpos fueron trasladados a la morgue de Azul donde los forenses realizaron las operaciones de autopsia.

Fuente ABC Hoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *