Dengue: Se transita el “periodo crítico”

Se dispararon los casos de dengue en la provincia: son 633 y crecieron 73% en una semana

Hoy se fumiga en General Alvear

 

En medio de la preocupación por el coronavirus, el dengue configura otra amenaza que no da tregua: los casos se dispararon en la provincia de Buenos y ya suman 633, un 73% más que los registrados la semana pasada cuando alcanzaban 365.

Desde el Ministerio de Salud bonaerense advierten que se transita el “periodo crítico” de la enfermedad, pero advierten que los contagios comenzarán a disminuir en unos 15 días, en sintonía con el descenso de las temperaturas.

El pico de dengue, la enfermedad transmitida por el mosquito Aedes aegypti, estaba previsto para marzo, mes en el que se combinan las lluvias con las altas temperaturas, ambiente propicio para el desarrollo del vector. En ese sentido, fuentes del Ministerio de Salud señalaron a DIB que si bien estamos en el “periodo crítico” se transita la “etapa final” de la transmisión.

Según el último Boletín Epidemiológico difundido por la cartera sanitaria, el brote de la enfermedad, es decir, donde hay circulación viral de dengue, se registra en 27 municipios del conurbano, en cuatro más que la semana pasada.

Se trata de en San Martin, Vicente López, Malvinas Argentinas, San Miguel, San Isidro, Escobar, José C. Paz, Tigre, Quilmes (Espeleta oeste, Bernal oeste), Lomas de Zamora (Ingeniero Budge), Lanús (Monte Chingolo), Avellaneda, Berazategui (Los Ciruelos), Almirante Brown, Esteban Echeverría, Tres de Febrero (Villa Bosch), Merlo, Moreno, Ituzaingó, Hurlingham, Morón, La Plata (Zona centro y Gorina) y La Matanza. Escenario al que se sumaron ahora San Fernando, Ezeiza, General Rodríguez y Berisso. Mientras que se estudia también Florencio Varela.

A diferencia de lo que ocurría al comienzo del brote cuando la mayoría de los casos eran importados, ahora la situación se da a la inversa: solo 205 casos (32%) presentan antecedente de viaje a destinos como Paraguay, Bolivia, Colombia o a provincias de Argentina con circulación viral sostenida, mientras que son 428 (68%) los contagios autóctonos.

Asimismo, circulan en simultáneo tres de los cuatro serotipos existentes de la enfermedad: DEN 4, DEN 1 y DEN 2. Cabe señalar que la infección por uno de los cuatro serotipos del virus del dengue da inmunidad contra ese tipo viral, pero una persona puede volver a contraer la infección por otro serotipo, lo que en la mayoría de esos casos constituye el desarrollo de dengue grave (lo que antes se denominaba dengue hemorrágico), enfermedad potencialmente mortal.

“Se insta a los equipos de salud local y regional a fortalecer la sospecha clínica de dengue y otros arbovirus, así como el algoritmo de diagnóstico y notificación de casos con especial atención a la detección de signos de alarma, para minimizar los casos graves y muertes por esta enfermedad. Se debe recordar que, en la Provincia, durante los brotes del año 2009 y 2016 circuló principalmente el serotipo DEN-1 y hoy el serotipo que mayormente circula es el DEN-4”, indica entre sus conclusiones el informe.

En tanto, desde la cartera que conduce Daniel Gollan señalaron a DIB que se lanzará una campaña para mantener la prevención “durante todo el año” y llegar mejor preparados al próximo periodo fuerte de contagios de cara al próximo verano, e insistieron en que los esfuerzos de control de las enfermedades transmitidas por estos mosquitos se basan en la reducción de sus lugares de cría y no de los insecticidas aplicados.

En ese sentido, insistieron en el “descacharrado” que puedan desarrollar las personas en sus viviendas, los operativos de eliminación de los criaderos de Aedes aegypti y los servicios de manejo de residuos sólidos urbanos para su adecuada disposición final.

Asimismo, en el informe recordaron que ante “las principales manifestaciones clínicas del dengue es importante transmitir la necesidad de ir en forma inmediata a la consulta médica para recibir el tratamiento adecuado”.

Los síntomas son: fiebre acompañada de dolor detrás de los ojos, de cabeza, muscular y de articulaciones; nauseas y vómitos; cansancio intenso; aparición de manchas en la piel; picazón y/o sangrado de nariz y encías.

El mosquito, un vector domiciliario

En momentos en los que debemos quedarnos en nuestras casas en el marco del aislamiento social y obligatorio por el coronavirus, es importante no descuidar el dengue. Es que el mosquito Aedes aegypti es un vector domiciliario, que se encuentra más fácilmente en los hogares que en parques y plazas.

Cualquier recipiente capaz de acumular agua puede convertirse en un criadero pero algunos pueden producir gran cantidad de mosquitos. Por ejemplo, las cubiertas de automóviles son excelentes lugares para el desarrollo de estos insectos, tanto por su forma (que impide volcar el agua), su material (aislante) y su color oscuro que permite mantener la temperatura adecuada.

Pero también otros objetos que están dentro de los hogares pueden ser criaderos, como los floreros, los portamacetas o bebederos de mascotas. Por eso, este mosquito también se puede criar en un departamento.

DIB

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *