DIA DEL CATEQUISTA

21 de Agosto

El catequista no es sacerdote, ni monja, ni fraile, es una persona enteramente normal y entrañablemente él mismo, sabedor de que transmite la verdad divina, no su propia verdad. En su identidad, resuena el llamado de Dios que lo invita a ser eco de Cristo, para que muchos hombres y mujeres se encuentren con él.

Con su humanidad, con debilidades y fortalezas, a través de su propia experiencia de fe transmite vivencialmente lo que los chicos y grandes ya tienen con el bautismo, lo que el Espíritu Santo ya les ha conferido, pero que deben  concientizar y desarrollar.

Los niños son el instrumento, la guitarra. El catequista, el resonador de esas cuerdas para  crecer  y acercarse a Dios.

El catequista, como dice el Padre Francisco, es el encargado de desenvolver el paquete que todos llevamos dentro recuperando el interior, es el que  debe salir de sí mismo y decir a todos que Jesús vive, que vive para todos nosotros y decirlo con alegría aunque uno a veces parezca un poco loco… El catequista con verdadero amor a Dios y vocación de servicio, sin pedir nada a cambio,  sale a la calle, va a la parroquia, reza, comparte, consuela, camina, canta y juega golpeando puertas y corazones.

Gracias a todas las catequistas por estar: gracias a Nelsa Albano y a María Lujan Cejas por tantos años de labor en la Capilla Nuestra Sra de la Paz de General Alvear, y a tantos otros que con verdadero amor se han encargado de la catequesis de Villa Barreiro. Feliz día para todos !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *