“El Ejecutivo Municipal debe sentarse sobre la Caja”

Tiempos difíciles, por Jorge Mollica

Ha pasado suficiente tiempo desde aquel 10 de diciembre de 2011, cuando el gobierno del ex intendente Gustavo Marcos (que con orgullo integré en mi carácter de Secretario de Gobierno y Hacienda) traspasara  a nuevas autoridades democráticamente electas por el voto popular, la administración del Estado Municipal.

 Lo hizo dentro de un contexto inédito, logrando el reconocimiento de propios y extraños: Las cuentas públicas saneadas, sueldos al día con incrementos salariales acordes al costo de vida, una importante obra pública finalizada y en ejecución, y fondos disponibles en las cuentas bancarias por varios millones de pesos, quedando así demostrado que la política puede recaudar eficientemente, administrar equilibradamente y distribuir equitativamente.

 Hoy, nuestro País vive horas inciertas y por demás preocupantes. La ineficiencia del Estado en el manejo de las políticas macroeconómicas adoptadas, tales como la eliminación de retenciones a las exportaciones e impuestos a la minería (incorporadas nuevamente hace horas) el brutal ajuste soportado por la clase trabajadora produciendo la pérdida de su poder adquisitivo, la presión impositiva a la pequeña y mediana empresa,  la alta inflación imperante, que según el propio gobierno nacional llegara al 42%  y las políticas de endeudamiento internacional  recurriendo nuevamente al Fondo Monetario, han retrotraído otra vez  a la Argentina a épocas que creíamos superadas.

 En nuestro distrito la vida de productores, pequeñas empresas, comercios y empleados públicos se verá afectada, lo que debe alertar al Gobierno Municipal cuyos ingresos se centran casi exclusivamente en los aportes coparticipables girados por la provincia y los aportes del campo en materia de tributos y tasas. Es dable esperar a futuro una disminución en los ingresos ante la difícil situación económica que presiona sobre estos sectores, a lo que debe sumarse la reciente quita del Fondo Federal Solidario (fondo sojero) que durante años permitiera contar con un importante aporte utilizable en beneficio de una mejor calidad de vida comunitaria, pues con ese recurso el Municipio financiaba todo tipo de obras de carácter sanitario, escolar, viviendas, o caminos. La propia Gobernadora Provincial, ha reconocido la gravedad de la crisis y considerando que se potenciará aún más, ha dispuesto destinar más de 1000 millones de pesos a asistencia social.

 Ante tal escenario, se debe entender que es hora de centrarse en reducir gastos, coordinando de materia eficiente las tareas cotidianas que desarrolla el Municipio, evitando erogaciones superfluas e innecesarias, atendiendo organizada y eficazmente temas centrales relacionados con la salud pública y asistencia social a los mas postergados, pues muchos no contaran con recursos y verán dificultada su vida al no encontrar la contención que la falta de oportunidades puedan brindarle.

Con un presupuesto de casi $300.000.000 el cuidado de las finanzas municipales deberá ser para el Ejecutivo Municipal un tema central, por lo que deberá como dijo alguien hace unos años,  literalmente “sentarse sobre la caja”.

 

Respetuosamente.

 

 

JORGE SALVADOR MOLLICA -      

         DNI 11.965.985

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *