Falleció el Ing. Carlos Julio Genco

Cumplió funciones en el vivero municipal.
Ideólogo del Parque Botánico.

La noticia se conoció en la noche del sábado. Su deceso se produjo en la ciudad de La Plata, lugar donde residía. El pasado jueves, visiblemente deteriorado en su salud, visitó General Alvear, ciudad en la que volcó todos sus conocimientos sobre árboles. Conocía todas las especies por su nombre científico. Era un apasionado de lo que sabía hacer: criar y plantar árboles. Fue contratado por el municipio en la gestión del Dr. Cellillo y nunca dejó de trabajar. Fue ideólogo del parque botánico ubicado a orillas de las vías del ferrocarril y avenida 9 de Julio entre otros emprendimientos como el vivero ubicado a un costado de la Planta de Reciclado. Cada árbol que allí crece fue plantado bajo su atenta y sabia mirada. Así era el Ing. Carlos Julio Genco. Así se lo recordará.

 

Para destacar su labor de años de estudio publicamos un artículo del diario El Día del año 2000. En el comienzo del nuevo milenio Genco ya era protagonista de su pasión: los árboles.

 

Todo un barrio recuerda con un símbolo a su vecino más notable

 

 

 

Docentes, colegiales y ex alumnos de la escuela en la que estudió, junto a vecinos del barrio "El Mondongo", homenajean a diario al doctor René Favaloro mediante especiales cuidados hacia un árbol que él plantó.

 

 

 

El 8 de noviembre de 1996, el doctor René Favaloro volvió a pisar la escuela en la que cursó sus estudios primarios -la Nº 45 "Manuel Rocha", ubicada en diagonal 73 y 68, pleno corazón del barrio "Mondongo"- al cumplir ésta el centenario de su fundación. Y esa misma tarde fue invitado por otros ex alumnos, directivos del establecimiento y vecinos del barrio, a plantar un árbol -un algarrobo blanco "prosopis alba"- como símbolo de su paso por la entidad. "¿Andará un algarrobo en La Plata, lo veré crecer?, preguntó el más prestigioso de los ex alumnos de la escuela, para inmediatamente tomar una pala entre sus manos y, con entusiasmo y habilidad, realizar todos los movimientos requeridos por la plantación.

 

Hoy, tras superar dos accidentes casi fatales que hicieron pensar en su pérdida definitiva, el algarrobo blanco crece con fuerza sobre la rambla de diagonal 73 y 68, y es el sitio elegido por los vecinos del barrio en el que nació Favaloro para, bajo su copa, homenajearlo todos los días con una flor.

 

"Que el doctor René Favaloro haya plantado este algarrobo representa mucho para nosotros -señaló el ingeniero Carlos Julio Genco, presidente de la ONG Asociación Civil Proyecto 3000 y vecino del barrio- porque además hay detrás de su presencia en la escuela y del árbol mismo una historia que enorgullece a todos los vecinos, directivos, alumnos y ex alumnos de la Escuela".

 

"En lo que hace al algarrobo -añadió Genco- lo elegimos porque es una especie en extinción y porque éste que plantó Favaloro estuvo dos veces cerca de morir. El primer accidente ocurrió en enero del 99, cuando una fuerte tormenta lo tumbó, y el segundo tuvo lugar un mes después, cuando operarios de la Municipalidad lo cortaron de cuajo. Y en las dos oportunidades, los propios vecinos del barrio, sabiendo quien lo había plantado, lo recuperamos. El doctor Favaloro sabía de la leyenda que sostenía que en nuestra ciudad y en toda la provincia de Buenos Aires no crecían los algarrobos, y por eso nos preguntó si él lo podría ver crecer en La Plata. Esa leyenda es inexacta, y por eso le aseguramos que sí, que crecería. Ahora, tras la lamentable muerte del doctor Favaloro, es más que nunca nuestra responsabilidad que este algarrobo siga creciendo, como un compromiso de honor que asumimos para homenajear su memoria".

 

"También aquel día -recordó el vecino- el doctor Favaloro nos dijo que le gustaría contar para uno de sus campos con un ceibo de flor blanca. Le dijimos que no teníamos, pero que le podríamos regalar un lapacho rosado. "Mucho mejor todavía", nos dijo, y también nos comprometimos a entregárselo. Lamentablemente, por sus múltiples ocupaciones, no pudimos volver a verlo para entregarle el lapacho prometido. Para nosotros ese lapacho fue siempre de Favaloro, y ahora nuestra intención es pedir autorización para plantarlo al lado del algarrobo, en la misma rambla, frente a la escuela en la que estudió".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *