García anunció que los municipales no aceptarán ” el techo del 18%”

El titular de la federación que reúne a los gremios municipales bonaerenses rechazó el “techo” fijado por la gobernadora. “Si bien hay una dirigentes cómplices que firman por esa cifra, prevemos que la inflación va a ser mayor”, argumentó.

El secretario general de la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses (Fesimubo), Rubén García, encabezó este jueves en Mar del Plata un encuentro con dirigentes gremiales de 30 comunas de la zona, donde ratificó la decisión de no aceptar el 18% de aumento salarial propuesto por la gestión de María Eugenia Vidal y de profundizar el reclamo para que en todos los distritos se aplique la nueva ley que regula las condiciones laborales de los empleados públicos locales.

“Desde que la norma se aprobó obligando a acordar convenios colectivos y paritarias sólo se la respetó en 42 de los 135 municipios de la Provincia”, advirtió García en diálogo con LA CAPITAL, quien anticipó que durante este año habrá fuertes discusiones con los intendentes para exigir el cumplimiento de la ley y para acordar subas salariales superiores a la impulsada por el gobierno provincial.

-¿En qué condiciones está el cumplimiento de las pautas que establece la ley 14.656?

-La ley debe ser cumplida obligatoriamente ya que vino a reemplazar la ley de flexibilización laboral del ?94, permitiendo que ahora se hable de trabajadores y no de agentes y que se hayan establecido paritarias obligatorias, convenios colectivos de trabajo y el salario mínimo vital y móvil como referencia. Después de 8 años de pelea hemos llegado a tener un marco constitucional porque el estatuto anterior permitía que un trabajadores estuviera 25 años con un estatuto basura o sujeto al humor de un intendente, que podía echar a cualquiera sin derecho a indemnización. Por eso que la ley se cumpla en todos municipios es clave.

-¿Qué los lleva a rechazar el aumento salarial del 18% sugerido por el gobierno provincial?

-Los antecedentes. Cuando asumió el gobierno de Macri, se planteó que la inflación del año 2016 iba a ser del 25% y se exigió que los gremios no se salieran de ahí. Obviamente como las perspectivas de inflación eran mayores, se terminó acordando en la mayoría de los casos por el 33% ó 34% y el salario de los trabajadores perdió por lo menos el 10% porque la inflación fue de más del 40%. Por eso este año ha sido apresurado que el gobierno provincial pusiera este techo del 18%. Si bien ahora hay dirigentes cómplices que firman por esa cifra, prevemos que la inflación va a ser mayor. De hecho en enero, sin tener en cuenta el tarifazo y el aumento de la nafta, ya estamos en el 1,9%.

-¿Y qué estrategia tendrá la federación para superar ese techo?

-Por lo pronto estamos en alerta y movilización, en contra de lo resuelto por dirigentes cómplices de tres gremios estatales que aceptaron este 18%. Vamos a respaldar a cada sindicato que esté en lucha, como lo hicimos el año pasado en Mar del Plata apoyando a una excelente dirigencia que ha defendido los intereses de los trabajadores ante el desdoblamiento del pago de los salarios. Nuestra federación actuará en apoyo a cada gremio en conflicto.

-¿Cuál es el panorama de los trabajadores municipales a más de un año de que en muchos distritos llegaran gobiernos de un nuevo signo político?

-Años atrás, con el viejo estatuto, sobre todo en el conurbano bonaerense, cuando cambiaba el color político había miles de trabajadores cesanteados. Ha sido mérito de la ley que esta vez no haya habido una sangría. Solamente en La Plata fueron echados muchos trabajadores, con represión policial, y se los tuvo que reincorporar. También tuvimos conflicto con un intendente que dice ser nacional y popular en Avellaneda. Está a la vista que, pertenezcan al partido que pertenezcan, cuando se sientan y son intendentes algunos toman medidas de este estilo.

-¿Cómo evalúa hoy de los municipios bonaerenses en general?

-Ha habido una caída en todos los niveles. Lo que motoriza el consumo es el trabajador y al quitarle parte del salario, se deteriorar a la industria. Asustan algunos números que maneja la industria. La UOM perdió 25 mil puestos de trabajo desde diciembre de 2015 hasta enero de este año. Lo mismo pasa con los textiles o el calzado. Por eso, frente a este panorama tan penoso, el 7 de marzo la CGT se va a movilizar. Pretendemos que el gobierno cambie de rumbo. El gobierno ha venido a marcar un lineamiento a favor de unos pocos, en contra de todos. Nosotros por eso salimos a decir que no vamos a respetar este techo del 18%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *