El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, cruzó este miércoles a la oposición de Juntos por el Cambio por las modificaciones que forzó en la Ley Impositiva 2020 para que pudiera aprobarse en la Legislatura bonaerense.

"No estamos de acuerdo porque todas estas medidas desfinancian a la Provincia y favorecen a sectores concentrados. Fue su decisión política: cuando son oposición representan y defienden a los mismos sectores para los que gobernaron", señaló en su cuenta de Twitter una vez que se aprobó el proyecto.

Kicillof dijo que con el proyecto original "la Provincia recaudaría lo mismo, pero con una contribución mayor de los que más tienen", y que a eso le agregaron "beneficios para jubilados, clubes de barrio, bomberos voluntarios".

Sin embargo, se quejó de que "en el Senado, con su mayoría, el bloque de Juntos por el Cambio introdujo varias modificaciones, con las que NO estamos de acuerdo y no acompañamos".

Y agregó: "En el impuesto inmobiliario urbano estableció un descuento MAYOR por pago en una cuota para el segmento de los más grandes propietarios. Redujo la tasa de ingresos brutos para los operadores de cable, para los importadores y exportadores".

El gobernador se refirió de esta manera a la disminución de partidas a las que abarcará el aumento del 75% del impuesto inmobiliario urbano, que pasaron de 2.600.000 a 600.000. Únicamente el 10% de las partidas pagarán el porcentaje más alto.

Por otra parte, el aumento de los ingresos brutos para la fabricación de medicamentos quedará en el 1,5%, cuando Kicillof buscaba llevarlo a 3,5% en un principio. Algo parecido ocurrió con los ingresos brutos para los servicios profesionales, que se mantendrán en 3,5% y no aumentarán a 4,5%, como pretendía el gobierno bonaerense.

Más temprano, Magario expresó el descontento del oficialismo al asegurar que la oposición "destrozó el espíritu de la ley".

"Estamos hablando de 10.000 millones de pesos menos de recaudación, que eso se va a sentir en menos escuelas arregladas, en menos hospitales arreglados y, fundamentalmente, en menos ayuda social", advirtió en declaraciones a la prensa.

"Saben que la provincia de Buenos Aires tiene alrededor de un 40% de pobreza, que esto afecta terriblemente a nuestros niños y niñas, y adolescentes", dijo la vicegobernadora, y aseveró: "Han destrozado el espíritu que tenía la ley".

Magario sostuvo que "no eran necesarias estas últimas modificaciones" y señaló que "la oposición sigue sin hacerse cargo de que realmente la crisis que existe en la provincia es producto de las políticas aplicadas durante estos últimos cuatro años".

Ahora, con el proyecto de ley aprobado, Magario dijo que el gobierno de la provincia tratará de "ir pagando la deuda que tiene pero no con el costo de la gente".