La Crisis en primera persona: Despidieron 3 Trabajadores del Almacén 2010 General Alvear

Una situación que lamentablemente se viene reiterando en las sucursales de otros distritos que incluye Supermercado CLC

La Crisis debido a la lamentable situación económica que vivimos, hoy golpea a tres Familias Alvearenses. Despidieron a tres trabajadores del Almacén 2010 de nuestra Ciudad. Esta situación se viene sucediendo en distintas sucursales de la firma que incluye Super CLC. Hoy son ellos los que sufren las consecuencias, más adelante pueden ser más.

La incertidumbre y preocupación invade al resto de los empleados tanto del Almacén 2010 como de CLC, una situación que no debería pasar inadvertida por el resto de la Población y mucho menos por las Autoridades ya que son más de 20 familias en riesgo laboral.

Empresarios de origen Chino "Revolotean" por esta y otras Ciudades

A raíz de la crisis y con la rapidez que los caracteriza, Empresarios de origen Chino, "revolotean" por cada Ciudad orejeando la compra de estos Supermercados en crisis o Empresarios con intenciones de vender y poner el dinero en otro lugar.

Es conveniente la instalación de más "Chinos"?

Con la llegada del primer Supermercado Oriental, la mayoría opinó que llegaban a  regular   precios. Luego, rapidamente se instaló otro y más tarde llegó el tercero... No es mucho para una Ciudad de 10.000 habitantes? No hay riesgo de que el circulante de dinero caiga al extremo, debido a que es conocido que es casi nulo el empleo que otorgan y lo poco que dan es de muy poco ingreso y la mayoría sin aportes, obra social, etc...?

Será momento de legislar al respecto y cuidar a los comerciantes locales?

Muchos opinan hoy, que es momento de que en forma urgente los Concejales que nos representan legislen al respecto para proteger a los Comerciantes Alvearenses, a los supermercados que ofrecen una importante fuente laboral, (Por ejemplo CLC y Almacén 2010 tienen 22 Empleados, 22 Familias) y a las despensas de barrio. Creemos que la situación, al menos amerita que se lo discuta, después será demasiado tarde.

La paradoja del dinero circulante

Estaba lloviendo en un pequeño pueblo, donde todos los habitantes estaban endeudados. A causa de la lluvia llega al pequeño hotel del pueblo un turista turco y pone un billete de 100 euros en la mesa del dueño del hotel mientras dice:

- Quiero una habitación, estoy harto de conducir con esta lluvia.

Responde el recepcionista:

- Pues suba y escoja la habitación que más le guste, están todas disponibles y la llave esta en la puerta –responde el recepcionista.

El dueño del hotel toma el billete y sale corriendo a pagar sus deudas con el carnicero. Inmediatamente el carnicero toma el billete y corre a pagar su deuda con el criador de cerdos. Este a su vez, corre a pagar lo que le debe al proveedor de alimento para animales. El proveedor  agarra el billete al vuelo y corre a liquidar su deuda con la prostituta a la que hace tiempo que no paga. En tiempos de crisis, hasta ella ofrece servicios a crédito. La prostituta, sin perder el tiempo, sale corriendo hacia el hotel donde llevaba a sus clientes las últimas veces y que todavía no había pagado.

Mientras tanto, había dejado de llover y el turco, después de ver varias habitaciones, baja a la recepción y dice:

-¿Sabe qué? Como ha dejado de llover, me lo he pensado mejor y me voy, que tengo prisa para llegar a mi casa.- De acuerdo señor, dice el dueño del hotel, aquí tiene su billete y ya sabe que puede volver cuando quiera. Nadie ha ganado ni ha perdido un peso, sin embargo ahora nadie tiene deudas....

Comentarios

  1. Abel Gregorio Videla dice:

    Lamento no estar de acuerdo con la opinión de esta publicación. No se pueden violar las leyes de nuestra Constitución Nacional, la cual ea muy clara en sus artículos 14, 19 y 20. Para ser una República debemos ser esclavos de la Ley o sufrir las consecuencias de desobedecerla.
    La libertad de comercio e industrias lícitas está garantizada en nuestra Magna Ley, para el ciudadano legal e incluso el extranjero mientras cumpla con las disposiciones vigentes que reglamentan su ejercicio. Ningún habitante de la Nación será obligado a hacer lo que no manda la Ley, ni privado de lo que ella no prohibe.

    Éstos son los principios básicos que expone nuestro Pacto de Convivencia Nacional que es la Constitución Argentina. Por los que ningún decreto municipal ni aprobación legislativa local pueden vulnerar sin las inexorables consecuencias judiciales. General Alvear no es una isla.

    Después podemos opinar sobre las conveniencias de cada cual. Pero, como defensor del libre comercio no veo (para el público local masivo) perjuicio alguno, sinó mas bién beneficios en los precios competitivos de la canasta familiar. Cuanto más competencia, más se afina la oferta de productos y sus precios. En estos tiempos de dura economía y sueldos magros no se pueden despreciar las ventajas de un comercio abierto y conpetitivo que redunde en beneficio de los bolsillos de las familias alvearenses.
    En cuanto a la posible cartelización o monopolio de un rubro comercial, tenemos la Ley de Defensa de la Competencia como herramienta para denunciar y exigir aplicación a quienes ejecuten comercio ilícito.
    No me parece que sea lícito o moralmente justo el tratar de acotar las actividades legítimas de ninguna etnia, grupo social, o antigua nacionalidad. La gran mayoría de los argentinos descendemos de antepasados de países lejanos y el sayo nos cabe para todos. Si algunos en la comunidad china ejercen métodos comerciales poco ortodoxos, tengamos paciencia porque mediante nuestras reglametaciones y vigilancia ciudadana se irán adaptando a nuestro modo, como lo han hecho en conocidas comunidades de ciudades como Nueva york o San Francisco, donde las leyes se ejercen sin rodeos. No olvidemos que entre argentinos muchos se han considerado históricamente como «los mas vivos», los «ranas», los «langas», los trepadores, y casi siempre en detrimento de la gente común, los trabajadores, los asalariados. Revoloteadores hay en todas partes y no les tengamos miedo porque todos revoloteamos buscando lo mejor para nuestras vidas.
    En fin, en beneficio general de nuestra comunidad, en lo económico y comercial, creo firmemente que no beneficia cerrarse, sinó por el contrario, abrir el juego. El proteccionismo siempre a sido causante de escasez de oferta y sobreprecios, por lo que siempre termina pagando el pueblo.
    Es la simple opinión de un ciudadano.
    Abel Videla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *