La Municipalidad aclaró el episodio de revictimización y criminalización a una nena de 16 años que perdió un embarazo

Saladillo

Viviana Rodríguez, secretaria de Gobierno municipal acompañada de Marisa Delía responsable de la Subsecretaría de Desarrollo Humano y Analía Miranda y Lorena Freccero, de la Dirección de Infancias y Adolescencias, mediante una conferencia de prensa dieron detalles sobre el hecho que tomó estado público acerca de una niña de 16 años que expulsó un embrión de menos de 120 días y aproximadamente 200 gramos de peso, lo que fue un aborto espontáneo. La situación se agrava cuando interviene un grupo religioso, quienes además de cuestionar la práctica abortiva, procedieron a romper las cañerías para encontrar el residuo patogénico.

Luego este grupo de acuerdo a sus creencias junto a la familia lavó y colocó en una caja al residuo patogénico, solicitando posteriormente a ese hecho la intervención del área de Desarrollo Humano del Municipio.

Cabe destacar que desde lo legal para estos casos lógicamente no existe certificado de defunción, así como tampoco delito o crimen ya que fue la pérdida de un embarazo.

"Nosotros no sabíamos si la familia quería conservarlo o no, no entendíamos, no sabíamos cuál era el pensamiento de la familia. Sabíamos que no había certificado de defunción para llevarlo al cementerio" dijo Viviana Rodríguez

"Lo que cuestionamos es la falta de comunicación del Hospital para con el Servicio, en ningún momento nos avisan y legalmente es una obligación llamar al servicio en esa circunstancia", dijo Analía Miranda".

 "Trabajamos de la manera más técnica posible, hay que tener claro que el estado y las normas van por un lado y que la ética, la religión y las creencias van por otro lado. La intromisión del grupo habrá que revisarlo y evaluarlo y ver hasta dónde se permiten sugerencias que no corresponden".

Foto archivo

Fuente: La Síntesis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *