Los policías procesados por corrupción no declararon y están presos en la Unidad 30

Les imputan los delitos de “asociación ilícita, cohecho pasivo y omisión ilegítima de los deberes de funcionario público”.

Después de los allanamientos y detenciones que en los destacamentos de Seguridad Vial de Azul, Las Flores, Monte y Tandil se habían hecho el jueves pasado, las indagatorias en Tribunales se cumplieron durante el viernes y ayer. Luego de esas audiencias en las que se negaron a declarar, los cuatro policías fueron trasladados a la cárcel del SPB de  General Alvear. Acusados de formar parte de una organización delictiva que cobraba coimas en las rutas, les imputan los delitos de “asociación ilícita, cohecho pasivo y omisión ilegítima de los deberes de funcionario público”.

Los allanamientos y Hechos que se investigan

Policías de la Delegación Azul de la Federal participaron en uno de los allanamientos realizados ayer. Ese procedimiento tuvo como escenario el Destacamento de Seguridad Vial del Partido de Azul que está sobre la Ruta 3, lugar donde fue detenido un capitán de la Bonaerense. NICOLÁS MURCIA

Los policías, dos de ellos oriundos de Azul, que fueron detenidos ayer durante allanamientos simultáneos que tuvieron como escenarios el destacamento de Seguridad Vial de esta ciudad y tres más de la zona serán indagados entre hoy y mañana en los Tribunales de Azul.

Así se lo confirmó a EL TIEMPO un vocero ligado a la causa penal que se está llevando adelante desde una fiscalía local. Una investigación donde los efectivos de seguridad están procesados por “asociación ilícita” y otros delitos.

El hermetismo existente en torno a ese expediente judicial, traducido en un secreto de sumario ordenado ayer por el fiscal que lo está instruyendo -Marcelo Fernández, el titular de la UFI 1 con sede en el Palacio de Justicia local- no había posibilitado hasta anoche conocer más novedades con relación a esta investigación, de la que sí se sabe que se había iniciado a principios de este año.

Hasta el momento, los policías involucrados son cuatro efectivos de la Bonaerense: un subcomisario, un oficial subinspector y dos capitanes, quienes desempeñaban funciones en los destacamentos de Seguridad Vial que ayer -contando con una orden de Juan José Suárez, el titular del Juzgado de Garantías número 3 departamental- habían sido allanados, del mismo modo que ocurrió con los domicilios de los ahora detenidos.

Esos procedimientos habían incluido también órdenes para que fueran requisados los vehículos en los que los efectivos de seguridad se movilizaban, en la búsqueda de diferentes elementos que son considerados de importancia para esa Investigación Penal Preparatoria que se está llevando adelante.

Uno de los detenidos había asumido en marzo pasado como jefe del Destacamento de Seguridad Vial que tiene sede en Tandil. Fue identificado como Emiliano José Sparaíno, nacido en Azul y de 36 años.

Mientras que su detención se llevó a cabo en esa seccional policial ubicada en la ciudad serrana, medidas cautelares similares se hicieron efectivas durante la mañana de ayer cuando también fueron allanados los demás objetivos: los destacamentos de Seguridad Vial con sede en Azul, Las Flores y San Miguel del Monte.

En el destacamento situado sobre la Ruta Nacional número 3, a la altura del kilómetro 298, funcionarios judiciales y efectivos de la Delegación Azul de la Policía Federal procedieron a la detención del capitán José Luis Arrubia, un suboficial de la Bonaerense que también es oriundo de Azul, tiene 48 años de edad y hasta ayer desempeñaba tareas en esa dependencia allanada.

Al mismo tiempo que se hacía ese procedimiento en esta ciudad, un allanamiento en el Destacamento de Seguridad Vial que está en Las Flores y estuvo encabezado por el fiscal azuleño a cargo de esta investigación penal se tradujo en la detención de otro de los policías investigados: un suboficial Inspector llamado Javier Enrique Murray (47).

El cuarto de los allanamientos, también en horas de la mañana de ayer, tuvo como objetivo el Destacamento de Seguridad Vial que está en jurisdicción del Partido de Monte. En esa dependencia policial el cuarto de los efectivos detenidos fue otro capitán: Raúl Ezequiel Ferreyra, de 34 años.

Anoche los cuatro policías de la Bonaerense permanecían en carácter de detenidos en la Delegación Azul de la Policía Federal Argentina, a la espera de esas indagatorias previstas en un principio para hoy y mañana, las cuales se desarrollarán en la sede de la UFI 1.

Lo que se investiga

Desde la Fiscalía General departamental se informó ayer a través de un parte de prensa que a los detenidos se los investiga por “corrupción policial”. También, que en ese contexto se tratan de determinar ahora la existencia de “posibles delitos de corrupción vinculados a controles vehiculares”.

La investigación a cargo del fiscal Marcelo Fernández cuenta con la participación de miembros del Centro de Ayuda en la Instrucción (CAI), dependencia judicial que está a cargo del Ayudante Fiscal Carlos Abitante y el Jefe de Despacho Antonio Bilbao.

Desde el CAI -se informó también- se colectaron “más de 600 horas de escuchas telefónicas” que involucrarían a los policías que ahora están detenidos en esos casos de corrupción que les imputan.

Juan José Suárez, el titular del Juzgado de Garantías número 3 con sede en los Tribunales de Azul, fue quien dio lugar a las órdenes de detención, allanamientos y requisas que se hicieron ayer en las cuatro ciudades ya mencionadas.

En principio, las detenciones de los policías fueron ordenadas por ser considerados los presuntos coautores de los siguientes delitos: asociación ilícita, cohecho pasivo y omisión ilegítima de los deberes de funcionario público.

Extraoficialmente, las sospechas apuntan a que los efectivos de seguridad, teniendo en cuenta los lugares donde desempeñaban funciones, habían desarrollado un circuito a través de las rutas 3 y 226 que les permitía ir liberando la zona a camioneros y empresas de transporte, a cambio de cobrar coimas por esa actividad ilícita e incompatible con sus deberes de funcionarios públicos.

Esos pagos que al parecer recibían se traducían en que no fueran controladas las cargas de los transportes, como así también que no se les requiriera a los choferes las documentaciones de los vehículos que conducían.

Los allanamientos llevados a cabo ayer habrían incluido, entre otros elementos, el hallazgo y posterior secuestro de teléfonos celulares, material informático y hasta -según lo que extraoficialmente trascendió- sobres con dinero, plata que sería proveniente de las coimas que al parecer los policías ahora detenidos les cobraban a los transportistas.

El dato

Los cuatro efectivos de la Policía de la Provincia detenidos ayer, pertenecientes a la Superintendencia de Seguridad Vial, fueron desafectados de la fuerza por la Auditoría General de Asuntos Internos, mediante una resolución firmada por el ministro de Seguridad bonaerense Cristian Ritondo.

SOBRINO: “UNA CAUSA POR DELITOS MUY GRAVES”

El fiscal General Marcelo Sobrino, en la imagen junto a un policía de la Federal, dio algunos detalles de lo que está siendo esta investigación donde cuatro policías están detenidos. NICOLÁS MURCIA

Marcelo Sobrino, el fiscal General del Departamento Judicial Azul, estuvo presente ayer en el Destacamento de Seguridad Vial de esta ciudad ubicado sobre la Ruta 3 cuando se llevaba a cabo uno de los allanamientos.

En ese lugar, en diálogo con los medios, afirmó que esa causa penal que lleva adelante desde la UFI 1 local el fiscal Marcelo Fernández es una investigación donde se trata de determinar la existencia de “delitos muy graves”.

Esos ilícitos, tal lo ya mencionado y expresado por el propio funcionario judicial, se relacionan con hechos de “corrupción policial” que trascienden la jurisdicción del Departamento Judicial Azul, teniendo en cuenta que uno de los allanamientos de ayer se realizó en San Miguel del Monte.

Ahora hay cuatro policías detenidos, todos pertenecientes al área de Seguridad Vial.

El secreto de sumario imperante en la causa penal, hizo que Sobrino sólo señalara que esta investigación se inició meses atrás “por una denuncia anónima en Tandil”.

Esa presentación fue la que posteriormente se tradujo en que se intervinieran los teléfonos de los imputados y que las escuchas arrojaran elementos para solicitar los allanamientos y las detenciones llevadas a cabo durante el día de ayer.

“Los procedimientos hasta ahora han sido positivos”, agregó el Fiscal General de Azul, quien contó que durante el allanamiento llevado a cabo en el Destacamento de Seguridad Vial que está en Monte, donde fue detenido uno de los policías, se pudo detectar el momento en que un transportista “había ido a pagar la cuota” de una de esas supuestas coimas que al parecer cobraban los funcionarios policiales que están presos.

Fuente: Diario El Tiempo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *