Malestar penitenciario: La Provincia anunció sueldos miserables para el 2018 y aumentó la carga horaria

Seria del 7%

Días atrás, trascendió que la gobernadora María Eugenia Vidal iba a hacer efectivo un adelanto de aumento de entre 1200 y 2000 pesos a cuenta del incremento salarial del próximo año, que sería de tan sólo 7 por ciento. Lejos de satisfacer la demanda de los penitenciarios, se complementó con una presión en la carga horaria que no cede.

Avasallados por no tener representación y estar regidos por un estatuto confeccionado durante la dictadura militar, los trabajadores del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) siguen sufriendo cachetazos por parte de la Intervención: además del escobazo que dejó a más de 1300 familias en la calle, de una ola de sumarios masivos (cerca de 6 mil) y de traslados arbitrarios (son considerados despidos encubiertos), ahora persiguen a quienes continúan cumpliendo funciones en los penales.

“Los funcionarios están ensañados con los vigilantes, se piensan que somos del anterior gobierno pero la mayoría votamos el cambio”, disparó una penitenciaria de Olavarría en diálogo con NOVA.

La nueva modalidad que adoptó el Gobierno para seguir elevando horas de trabajo sin pagarlas es mediante el Artículo 45 de la Ley de Personal 9578 “Recargo de Servicio”: por ejemplo, en la Unidad Nº 41 de Campana (foto), implementaron dos recargos mensuales de 8 horas, lo que serían turnos nocturnos de 23 a 07 horas para cubrir los puestos del muro.

En la mayoría de los casos, quienes deben cumplir con este nuevo formato son mujeres, causándoles un gran daño: “Las condiciones son paupérrimas, los puestos carecen de vidrios, no tienen agua y en el mejor de los casos cuentan con un mingitorio roñoso”, detalló un trabajador.

Para finalizar, expresó: “Muchas de ellas son sostén de hogar, dejan a sus hijos con familiares, viajan a dedo y hacen un gran esfuerzo para desempeñarse y cumplir con su deber, pero cada día se suman un nuevo castigo y ni un mínimo reconocimiento”.

Comentarios

  1. Luján Darío Muiño. Cuartel V. Campo "Mi Fe" dice:

    Lo narrado es una realidad tangible. Acontece en el Servicio Penitenciario y en la Policía Bonaerense. Efectivos asesinados, vilipendiados, sometidos al escarnio público, sueldos paupérrimos, recargos inaceptables, etc. etc. Los males que ocurren, siempre recaen en la Policía y en el Servicio. Los funcionarios políticos responsabilizan de sus propias falencias e inoperancias, que son muchas, en los servidores públicos. El anterior gobierno de Scioli, como al actual, son indiferentes ante las imperiosas necesidades del personal. Si ambas fuerzas estarían sindicalizadas, les puedo asegurar que la OIT ( Organización Internacional del Trabajo ) huiría horrorizada al verificar el estado calamitoso en que prestan servicios. Cuando otros empleados Bonaerenses efectúan reclamos, en especial los del BAPRO, les llueven los incrementos salariales, pero para la Policía, el Servicio Penitenciario y los Docentes, mijagas críticas malsanas y censura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *