Hantavirus: piden medidas de prevención en cárceles, tras la detección de un caso

Un detenido en la Unidad Penitenciaria N 28 de Magdalena tuvo que ser trasladado luego de que se confirmara estar contagiado por Hantavirus. 

Lo confirmó la Comisión Provincial por la Memoria. Aseguran que las condiciones de higiene son tan malas, que algunos detenidos realizan barricadas con sus frazadas para que “no entren las ratas en las celdas”.

La Comisión provincial por la Memoria (CPM) reclamó medidas de prevención para el contagio de hantavirus en cárceles, luego de que se confirmara el primer caso en un interno y presentó un habeas corpus colectivo ante el Juzgado de Garantías Nº 5 de La Plata por el agravamiento de las condiciones de detención.

El organismo de derechos humanos exigió respuestas a la Provincia ante el caso de Rubén Oscar Gómez Domínguez, de 24 años, que fue trasladado la semana pasada de la Unidad Penitencia N° 28 de Magdalena al hospital San Juan de Dios de La Plata. Gómez llevaba dos años en la unidad, estaba alojado en el pabellón 10, presentaba fiebre, dolor abdominal y afecciones respiratorias, según se informó.

La CPM destacó que desde el nosocomio mandaron una muestra al Instituto Malbrán que confirmaron el diagnóstico de esta infección. Si bien el paciente evoluciona favorablemente al tratamiento, la situación despertó preocupación.

La entidad fundamento el pedido en el grave peligro sanitario “que implica la posibilidad de nuevos contagios y la propagación del virus en las personas alojadas en la UP 28 de Magdalena” y las demás unidades del Complejo.

“Las malas condiciones de detención y la presencia de roedores hacen de las personas allí alojadas una población en grave riesgo”, manifestó la entidad en un comunicado. Y recalcó que el contagio de Gómez Domínguez se inscribe “en la grave crisis sanitaria en cárceles, comisarías, centros cerrados para jóvenes y neuropsiquiátricos que, año a año, produce enfermedades y muertes por desatención de la salud”.

En este marco, la CPM reiteró el pedido para que la Dirección de Salud Penitenciaria dependiente del Ministerio de Justicia pase a la órbita del Ministerio de Salud provincial.

“La  falta de recursos, planificación sanitaria y coordinación con las políticas sanitarias generales agravan la situación en el encierro y son un riesgo para la salud de toda la población”, indicó la entidad.

La entidad ha relevado tal punto que las personas detenidas llegan a armar barricadas con sus frazadas para que las ratas no entren en las celdas. Y puso en agenda una vez la situación de la superpoblación carcelaria.

“La UP 28 aloja actualmente a 1.300 personas, con una sobrepoblación de 262%, la más alta de todo el Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB). Entre 2008 y 2018, la población detenida en la unidad tuvo una variación del 204% mientras que la sobrepoblación aumentó un 338%. En los últimos 3 años, desde el cambio de gestión en el gobierno provincial, la población detenida creció un 15% y la sobrepoblación un 21%, pasando de 215% al 262%, alcanzando el pico máximo de 281% en agosto de 2018”, indicó.

Según la CPM, Rubén Gómez venía pidiendo, sin éxito, atención médica una semana antes de su internación extramuros. “Esto ocurrió porque en las cárceles bonaerenses los pedidos de asistencia médica se realizan a través de los agentes penitenciarios, que dilatan o niegan el acceso de manera arbitraria y sin criterio clínico”, ahondó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *