Programa raíces y retoños

El Programa Raíces y Retoños es un Convenio firmado entre Pami y el INTA con la finalidad de promover el reconocimiento de la función social que tienen los Adultos mayores en la trasmisión de Experiencias.

El Programa tiene dos ejes:

1- Dar asesoramiento a los adultos que quieran trabajar o lo estén haciendo en el cultivo de la tierra.

2- la interrelación entre los adultos y los niños encuadrados en un programa de voluntarios que se acercan a Instituciones educativas que tengan entre sus actividades cultivo de la tierra, como así también a las Instituciones que lo requieran, intercambiando experiencia entre los grandes y los niños

 

 

Los Centros de jubilados, conjuntamente con el referente de pami y el promotor PRO Huerta del Inta serán los encargados de llevar a cabo este programa.

 

Mensualmente se mantendrá reuniones con Técnicos del Inta quienes son los encargados de dar el asesoramiento técnico, cómo así también los encargados de proveer las semillas de acuerdo a los ciclos de siembra. Estas reuniones se llevarán en el Centro de Jubilados (que son los que articulan este proyecto) con la presencia de los huertitas que deseen participar y los voluntarios que se capacitarán para ir a las Escuelas.

 

Es de vital importancia los adultos en la transmisión de experiencia y saberes a los niños,  por ello se trabajará acordando con las autoridades educativas días horas y duración de los encuentros, colaborando con las tareas planificadas por los encargados de las huertas escolares. En principio se buscará colaborar con Instituciones que ya están trabajando en el cultivo de la Tierra

 

De ésta manera se busca que se recupere el valor del trabajo de la tierra, con la finalidad de promover la incorporación de cultivos propios en las dietas familiares, como así también saber del impacto económico que esto acarrea, ahorrando en la economía hogareña.

 

Cómo coronario también se ofrecerá cursos (por Parte del Inta) de conservas, mermeladas y excedentes de la huerta a de  fin de aprovechar lo cultivado.-

 

Por un lado los mayores (que tienen un caudal importantísimo de experiencias, ya que han sido las últimas generaciones que han crecido con huertas familiares en su hogar), y por otro los niños que son los que serán capaces de incentivar a los padres para recuperar éste valor perdido; serán los partícipes de éste proyecto.

SE INVITA POR ESTE MEDIO A ACERCARSE A LA OFICINA DE PAMI A FIN DE PARTICIPAR DE DICHO PROGRAMA COMO VOLUNTARIOS O RECIBIR ASESORAMIENTO EN LA REALIZACIÓN DE HUERTAS.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *