Punto por punto: qué establece el protocolo para los geriátricos bonaerenses

Los contagios en las residencias de adultos mayores configuran hoy una de las principales preocupaciones en todo el país.

El contagio masivo de coronavirus en adultos mayores alojados en geriátricos de la Ciudad de Buenos Aires y Córdoba puso de manifiesto una preocupación en torno al riesgo que configura el ingreso del virus a esos establecimientos. El Gobierno bonaerense publicó en los últimos días un nuevo protocolo para la prevención y ante la posible detección de casos en asilos de la provincia. ¿Qué establece?

“Cuando hay un infectado no hay que ir corriendo y sacar a todos los adultos mayores. Ahí va un equipo de epidemiología y resuelve quién debe ser derivado y quién no. Y se deja un control estricto dentro del geriátrico para ver si aparece algún asintomático. Luego se hacen los testeos PCR y se va definiendo quiénes se pueden quedar y quiénes no”, había planteado días atrás el ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollan.

La recomendación va en contramano de lo ocurrido anoche en un geriátrico del barrio porteño de Belgrano, que fue desalojado y clausurado a raíz del contagio de 19 empleados y residentes del lugar. Se trata de la residencia para mayores Apart Incas, ubicada sobre la Avenida de los Incas al 1000, donde viven 29 adultos mayores.

De acuerdo al protocolo que elaboró la Provincia ante la posible aparición de casos en geriátricos bonaerenses, si un residente o personal presenta signos y síntomas compatibles con la definición de caso vigente se deberá:

Avisar telefónicamente e inmediatamente al servicio de emergencia con que cuente la institución y de no contar, al equivalente municipal.

-Mientras se espera la derivación, aislar a la persona en el espacio destinado a tal fin proveyendo un barbijo quirúrgico y alcohol en gel para reforzar las medidas de higiene de manos.

-Para el personal de atención que ingresa a la habitación debe usar las medidas habituales de precaución estándar, por contacto y por gotas: higiene de manos, guantes, barbijo quirúrgico, camisolín, protección ocular o máscara facial.

-Los residuos generados en la atención del paciente se eliminarán en bolsas identificadas a tal fin.

-Las salidas a las zonas comunes deberán restringirse al mínimo posible y, si éstas fueran necesarias, la persona deberá llevar barbijo.

-Se deberá identificar a los residentes y personal que mantuvieron un contacto estrecho para la indicación del aislamiento preventivo y el seguimiento diario correspondiente.

-Se recomienda que los pacientes con Covid-19 sean tratados en un centro sanitario, en particular aquellos pacientes con factores de riesgo de padecer un cuadro grave, como son una edad superior a 60 años y la presencia de enfermedades previas.

“Es por esto que los propietarios y los directores de salud de los establecimientos que los albergan deben tomar precauciones especiales para proteger a los residentes, como así también a los empleados y las visitas”, indica el documento.

“Todo el personal del establecimiento geriátrico se desempeñará bajo su responsabilidad inmediata, debiendo comunicarle fehacientemente las variaciones que se produzcan en el estado de los adultos mayores para su intervención”.

Medidas generales durante la pandemia

Restringir el acceso a la residencia y la circulación dentro de la misma.

Prohibir el ingreso y egreso a toda persona que NO trabaje en la residencia.

-Proponer a los residentes alternativas para mantener el contacto con sus familiares como videollamadas o llamadas telefónicas.

-Ante un nuevo ingreso o ante la salida de un residente por algún motivo de la residencia (derivación a efector de salud, trámites personales, etc.) se deberá indicar 14 días de aislamiento en una habitación individual, teniendo que contemplar incluso que el residente desayune, almuerce, meriende y cene en la misma.

Generar circuitos diferenciales de ingreso y circulación del personal y de los residentes. Se recomienda, en lo posible, tener una ruta de ingreso accesorio para el personal de salud y para diferentes servicios.

Realizar la toma de temperatura corporal al personal ingresante a la residencia.

-El personal que realice tareas dentro de la institución tiene que estar vestido con ropa de trabajo (ambo), que debe colocarse en la residencia, y usar barbijo durante la atención directa. -Disminuir al mínimo el contacto entre el personal de la salud y las personas residentes.

-Asignar al personal de cuidado y/o de enfermería un grupo determinado de residentes, para poder hacer un seguimiento diario de la salud y registrar la evolución.

Evitar la rotación del personal asignado para la atención directa de las personas mayores.

-Dentro de lo posible, clausurar las zonas comunes para disminuir al máximo la interacción entre los residentes.

Limpieza y desinfección permanente de superficies y objetos de uso diario.

-No realizar mezclas de lavandina con detergentes u otros productos de limpieza.

-Realizar la aplicación de forma obligatoria de solución de lavandina diluida o de loción hidroalcohólica a aquellos elementos que ingresen a la residencia (viandas, regalos, bolsas, ropa).

-El personal deberá llevar el pelo recogido, uñas cortas y sin esmalte. Además, no utilizará anillos, pulseras, aros o cualquier elemento que no pueda ser higienizado correctamente.

Control de temperatura dos veces al día, tos o dificultad para respirar a los residentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *