Saladillo: Patetismo y peligrosidad | Más policías que concejales

El “miedo” a los vecinos

Por Alberto Aarcía, La Síntesis

Se reunieron frente al Municipio algo más de dos centenares de vecinos a los que se puede nominar de diversas formas. Pero lo que los une es la calidad de vecinos, conciudadanos y partícipes de similares preocupaciones.

Afuera, en la vereda, estaban Daniel, Nerina, Alfonso, Darío, Gerardo, Nora, "Pocho", Lucas y otros tantos anónimos miembros de sindicatos, instituciones, clubes, partidos políticos o simples asistentes a una reunión convocada por una denominada "Multisectorial" que plantea su postura contra el ajuste, el tarifazo y los despidos, por citar algunas cuestiones o concretos reclamos.

Lo que sucedió a partir de las 19:00 frente al Palacio Comunal es grave. La presencia de las máximas autoridades policiales locales, el titular de la comisaría local Walter Barros, con uniforme y el Jefe distrital, comisario Mariano Martín, de civil, junto a más de diez efectivos de la dotación local y del Grupo de Apoyo Departamental, también de civil, originaron una situación conflictiva.

El posterior reconocimiento del secretario de Seguridad Municipal, doctor Ignacio Scelzi, sobre tareas de inteligencia anterior a la convocatoria de anoche, es un agravante.

El Ministerio de Seguridad y la Jefatura Departamental, más allá de las públicas convocatorias mediáticas realizadas por la audiencia realizada ayer "contra el ajuste", realizan una tarea de "persecución" a través de las redes, a vecinos y participantes de movilizaciones de protesta en nuestra ciudad. Es grave y antidemocrático. Es propio de Patricia Bullrich y sus secuaces.

La "invasión" del recinto del Concejo Deliberante por parte de efectivos policiales de civil, así lo demuestra cuando nada indicaba la posibilidad de hechos de violencia, levantamiento contra las autoridades constituidas o actos de terrorismo.

Las puertas del Palacio Comunal permanecieron cerradas y hubo una orden explícita (dada al encargado o sereno municipal) de no dejar ingresar a "peligrosos vecinos" a la sesión que se desarrollaba de manera contemporánea a la asamblea callejera con reparto de sopa y discursos varios. Luego de la intervención del presidente del Bloque de Unidad Ciudadana en el recinto, la situación varió.

El mismo comisario Mariano Martín tomó sopa con los vecinos, al parecer, ajeno a otras cuestiones.

El manifiesto temor de la bancada de "Cambiemos" a las manifestaciones populares tiene antecedentes. Hubo confrontaciones y algunos gritos destemplados meses atrás pero ello no justifica el despliegue observado anoche ya que no anida en el grupo de manifestantes que se reunió anoche ningún ánimo de violencia. Sólo la exigencia de ser escuchados y respetados. Sólo la exigencia de no ser ninguneados por quienes pretenden erigirse en dueños de la verdad, compartiendo una visión ajustadora de la sociedad y los vecinos de Saladillo, alejados totalmente de los principios que los cobijaron durante buena parte de su historia política.

Hoy, algunos concejales, deben ingresar al recinto donde se debaten cuestiones más que importantes, al recinto del HCD, por la "puerta de atrás". Es hora de que se despierten antes de que deban llegar al Municipio en un helicóptero para evitar confrontar con la realidad.

AVG

Fuente: La Síntesis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *