Se siente con fuerza el paro general

El paro general convocado por la CGT contra las políticas llevadas adelante por el Gobierno de Mauricio Macri arrancó a las cero horas con mucha fuerza y afecta el normal desenvolvimiento del transporte público (trenes, colectivos, micros, subtes y taxis), así como de aeropuertos, líneas aéreas y hasta estaciones de servicio.

Tampoco hay clases.

Desde las 20 de anoche y durante toda la jornada de hoy no hay subtes en la Ciudad de Buenos Aires y adelantron vuelos de Aerolíneas. Además de desplegar un operativo de tránsito especial, desde el Gobierno de la Ciudad tomaron una serie de medidas tendientes a facilitar la movilidad y la circulación: por ejemplo, se liberaron los peajes.

Todos los servicios de trenes en Capital Federal y el GBA estarán interrumpidos debido a la adhesión de La Fraternidad. El paro también es extensivo a las seis líneas de subterráneo, en las que el servicio está paralizado desde ayer a las 20. Además, es total el paro total en las líneas de corta, media y larga distancia decretado por la UTA. Las combis registradas también están afectadas.

El gremio de los Camioneros se suma y no hay recolección de residuos, clearing bancario, reparto de mercadería ni distribución postal. Y en lo que respecta a los taxis el servicio es parcial. A la medida adherirá el sindicato de peones, de Omar Viviani, no así la Federación de Conductores, de José Ibarra. En La Plata pueden verse algunos vehículos. Las aplicaciones Cabify, Uber e Easy Taxi están en funcionamiento.

Se informó también que no hay vuelos internacionales ni de cabotaje. Al paro se plegaron casi todos los gremios del sector, entre ellos, los técnicos y los pilotos. Además, Aerolíneas Argentinas adelantó los vuelos programados para ayer lunes de 20 a 23.59 para garantizar los servicios. Tampoco hay combustibles. Algunas estaciones de servicios son custodiadas por la Policía.

Asimismo, la medida afectará la atención en bancos, hospitales públicos y actividad portuaria. En la provincia de Buenos Aires, el Frente de Unidad Docente Bonaerense se pliegó a las medidas de fuerza de la CTA del lunes y de la CGT el martes. En ese sentido, la huelga será 36 horas y comenzó el mediodía del lunes.

Al mismo tiempo, hacen lo propio los estatales de ATE, AJB y Cicop. Estos últimos, como larte de la medidam, se juntaron en el Hospital de Rossi de La Plata y atendieron en la puerta del nosocomio. Protestaron no sólo por la situación del país sino también por las condiciones en las que les toca trabajar.

Fuente: La Tecla

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *