TRECE AÑOS Y OCHO MESES DE PRISIÓN PARA UN HOMBRE QUE HABÍA VIOLADO A UNA ADOLESCENTE

El Condenado es Ricardo Alberto “Beto” Reina

El Abuso había ocurrido en Tapalqué en setiembre del año 2013

Un juicio abreviado tramitado en un Tribunal azuleño finalizó días pasados con la condena a una pena de trece años y ocho meses de prisión para el autor de un caso de abuso sexual que, en septiembre de 2013, había ocurrido en Tapalqué y tuvo como víctima a una adolescente.

Según lo informado por fuentes judiciales, el hombre condenado en este proceso fue identificado como Ricardo Alberto “Beto” Reina.

De 30 años de edad y oriundo de Tapalqué, figuraba con domicilio en Saladillo cuando fue detenido acusado de cometer el hecho por el que ahora lo condenaron.

En el mismo juicio abreviado, además del abuso sexual, a Reina lo hallaron autor del delito “robo simple”, ya que después de violar a la adolescente le había sustraído su teléfono celular.

El juicio abreviado por este caso se sustanció en el Tribunal Oral en lo Criminal número 1 y contó con la intervención del juez Martín Céspedes, quien halló al encausado autor penalmente responsable de los delitos abuso sexual con acceso carnal y robo simple en concurso real de acciones.

Una chica que volvía de bailar

El hecho materia de este proceso había ocurrido en Tapalqué el 1 de septiembre del año 2013.

Aquel día, cuando era alrededor de la hora cinco, la víctima -una adolescente que en ese entonces tenía 16 años de edad- regresaba caminando a su casa cuando, según quedó probado en la Investigación Penal Preparatoria del hecho, Reina la interceptó en la vía pública y la violó.

“Callate porque te mato”, se indicó en el fallo que el abusador le dijo a su víctima cuando se puso a la par de ella en la calle y la tomó de la cintura y del cuello para después someterla sexualmente.

Después de violarla, el atacante se dio a la fuga llevándose consigo el teléfono celular de la chica, que aquella madrugada regresaba a su casa después de que había ido a bailar.

El testimonio de la menor abusada sirvió para dar por probada la existencia del hecho, conocer aspectos físicos de quien se convirtió en su abusador y cómo estaba vestido en aquel entonces.

Más allá de que en ningún momento la chica pudo verle la cara a Reina, la investigación iniciada por el caso condujo a él como el autor del hecho, por lo que efectivos policiales de la DDI Azul, días más tarde, lo detuvieron en Saladillo como el autor de esta violación.

Testigos afirmaron que Reina, el día del hecho, se encontraba en Tapalqué, más allá de que en ese entonces residía en Saladillo y se dedicaba a fumigar campos.

También señalaron que de regreso a su lugar de residencia tenía en su poder el teléfono que le fuera sustraído a la menor cuando la violó, el que posteriormente vendió.

El rastro de ese teléfono celular por parte de los investigadores se convirtió luego en el hilo conductor hacia Reina como el autor de la violación por la que recientemente fue condenado a esos ya señalados trece años y ocho meses de cárcel.

Entre las circunstancias agravantes para condenar a Reina el juez Céspedes tuvo en cuenta la nocturnidad, “que, objetivamente considerada, puede tanto facilitar la realización del delito, por la menor capacidad de la víctima para defenderse o la de un tercero para evitar la consumación, como brindar al sujeto activo mayores posibilidades de eludir la acción de la justicia, lo cual aumenta el grado de injusto contenido en la conducta que debe repercutir en la graduación consecuente de la pena”.

También, “la naturaleza de la acción desplegada”, a través de la cual Reina se aprovechó del estado de indefensión de la adolescente, a quien superaba físicamente. A ello se sumó “el amedrentamiento verbal constante” que ejerció el abusador sobre la víctima.

El dato

El fiscal Luis Surget y la defensora Oficial Mariana Mocciaro representaron a las partes en este juicio abreviado. Los funcionarios judiciales habían acordado que Reina fuera condenado a catorce años de prisión, sanción que el juez Céspedes redujo a los ya señalados trece años y ocho meses de cárcel, teniendo en cuenta que en un juicio abreviado -según lo establece el Código Procesal Penal- el magistrado no puede imponer una pena mayor a la solicitada por el Fiscal, pero sí una igual, menor o pronunciarse a favor de una absolución.

Fuente: Diario El Tiempo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *