“Viajando por los Pueblos de Buenos Aires”

Ennviado por Ivan Engels

“Un pueblo no muere cuando se queda sin habitantes, muere cuando se lo olvida”.

Mi pasión por los viajar por los pueblos empezó de chico, en mi habitación no había posters de súper héroes, solo un simple mapa de la provincia de Buenos Aires. Disfrutaba mucho el salir a la ruta con mi familia y mirar esas casitas que se veían en el horizonte, bien chiquitas  desde la ruta  o esos caminos de tierra que se internaban en el campo y preguntarme que había más allá de eso. Hace 10 años gracias a mi trabajo tuve la posibilidad de empezar a internarme en esos caminos que me apasionaban de chico y poder descubrir que había más allá de ellos.  Llegar a esos pueblos tan aislados, algunos fantasmas sin población otros con solo un habitante.  Empecé a notar al volver a la ciudad y contar sobre los pueblos y su gente y como se sorprendían de estos lugares desconocidos, tuve la idea de crear una página en Facebook para que la gente conozca más sobre ellos.

                Así empezó “viajando por los pueblos de Buenos Aires” en septiembre del 2015. Y de apoco se empezó a sumar gente mostrando el interés por estos lugares.

Hoy llevo más de 500 ciudades y pueblos recorridos de Buenos Aire y con casi 20.000 seguidores me doy cuenta las ganas que le pone la gente en ir a conocerlos dentro de sus posibilidades, preguntan sobre ellos, como se llega, su gente o donde se puede comer o parar.

Pueblos o parajes  sin habitantes o algunos con 1, 5 o 10, que conservan su arquitectura de más de 100 años, algunos con accesos de muchos kilómetros de tierra, sin luz sin ferrocarril, pero sus pobladores resisten al abandono, al olvido. Un caso es el del paraje Larramendy, en el partido de Pehuajo, sin habitantes, con una hermosa iglesia y estación de ferrocarril que resiste al olvido. Quiñihual en el partido de Coronel Suarez, allí vive Pedro Meier el único y ultimo Habitante del pueblo, llegaron a vivir 500 personas, hoy solo queda el , todos las tardes abre su almacén de campo para recibir con un trago y una picada a los trabajadores del campo que vuelven a su ciudad. En el partido de Alsina se encuentra Epecuen,  el pueblo que estuvo 25 años bajo el agua y dejo todo en ruinas, allí vive Pablo Novak, con sus casi 90 años resiste a dejar el pueblo, Una tarde de invierno  mientras caía el sol pase a saludarlo y me invito unos mates en su humilde rancho, sus arrugas no son de vejez, son cicatrices de sabiduría, él  vive en el pueblo desde chico. ¿Pablo, no pensaste en irte a Carhue a vivir con tu familia? Su contestación fue simple y directa, mientras pueda caminar de acá no me saca nadie.

Hablando un poco del partido de General Alvear  es una ciudad sencillas y tranquila. Tuve la suerte de hospedarme 4 veces en ella .tiene lo justo y necesario para sus pobladores, una hermosa plaza principal. Frente a esta plaza se encuentra el palacio municipal con una hermosa iluminación nocturna y la iglesia San José. Saliendo un poco de la zona urbana que es lo que me apasiona pude recorrer hermosos pueblos y parajes por caminos rurales llegue a Emma un pueblo muy chico donde me recibió Federico, más conocido como Torico, muy amablemente me contó la historia del pueblo y de su vida, me mostro lo que en su momento fue la estación y actualmente donde vive. Me dirigí luego hacia el norte del partido pasando por Micheo otro pueblo que  se va quedando en la historia, no fui muy bien recibido por el que habitaba la estación ya que no me dejo tomar fotos de la misma. Y para cerrar la recorrida porque no nombrar el hermoso almacén  el Sauce de “Perico” Ruiz siempre con su buen humor atendiendo a los paisanos que viajan rumbo a San Enrique.

            Seguiría escribiendo de cientos de pueblos, anécdotas de viajes e historias de los pobladores, pueblos vecinos de Alvear que también están desapareciendo, en Tapalque San Bernardo que solo quedan las paredes del viejo almacén, Campodónico que por suerte se conserva la pulpería San Gervasio, en 25 de Mayo Mamaguita con una hermosa escuela y sus maestras que le ponen fuerza todos los días a pesar de los kilómetros de tierra arenosa que recorren.

Espero haya sido interesante mi relato,  mi iniciativa con la página de Facebook “viajando por los pueblos de Buenos Aires” no fue con ningún fin económico, es la pasión que le tengo a ellos, el que resurjan que la gente lo conozca, no dejemos  que estos pueblos desaparezcan, difundamos información de ellos, de su ubicación sus fiestas tradicionales, porque un pueblo no muere cuando se queda sin habitantes, muere cuando se lo olvida

Ivan Engels

Comentarios

  1. Arena Bertoni María Marcela dice:

    Hermoso relato y testimonio, soy seguidora de la página del Sr Iván Engels, conozco el Pueblo. Hermosa gente. Fui muy bien recibida. un lugar para volver y recomendar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *