Vidal prepara un decreto por aumento a docentes

Lo pondrá en marcha si fracasa reunión de mañana martes.

A tres semanas de un inicio de clases ensombrecido por los paros, la gobernadora María Eugenia Vidal tiene ya esbozado un decreto para otorgar un incremento compulsivo a los maestros, con cláusula gatillo por inflación, si fracasa la pulseada salarial prevista para mañana en La Plata.

Lo pondrá en marcha si fracasa  reunión de mañana. A tres semanas de un inicio de clases ensombrecido por los paros, la gobernadora María Eugenia Vidal tiene ya esbozado un decreto para otorgar un incremento compulsivo a los maestros, con cláusula gatillo por inflación, si fracasa la pulseada salarial prevista para mañana en La Plata. En el encuentro ofertaría un aumento del orden del 22,5%, que sigue lejos de las pretensiones gremiales. Una vez clausurado el capítulo bonaerense, el segundo paso de Cambiemos será el llamado del ministro de Educación nacional, Esteban Bullrich, a una paritaria docente federal, pero de corte laboral y no salarial, como reclaman los sindicatos.

not_877204_26_225442_m

La tensión entre los gobernadores y los gremios docentes por la falta de un acuerdo salarial trasciende los límites de la provincia de Buenos Aires.

A casi un mes del inicio formal de las clases, aún 14 distritos no acordaron un aumento y, en muchos casos, la dirigencia ata el avance de esas negociaciones a la frenética puja nacional que batallan los sindicatos con representación federal por una discusión de carácter referencial con el ministro Esteban Bullrich. Un objetivo que, incluso después de la multitudinaria marcha del miércoles pasado, se convirtió en un oxímoron por la negativa del Gobierno de Mauricio Macri a conceder ese armisticio salarial. Cercada por la cerrazón del preceptor Roberto Baradel, en tanto, María Eugenia Vidal no descarta terminar clausurando la discusión salarial vía decreto - tal como lo hizo Daniel Scioli en 2013 y 2014-, si los gremios rechazan mañana, una vez más, la oferta de aumento. Así las cosas, casi como islas en medio de un océano turbulento, seis gobernadores (San Luis, Santiago, Misiones, Salta, Jujuy y Tucumán) surfearon en la tempestad y cerraron acuerdos por encima del 18%, pese a la intención de la Casa Rosada de que todas las provincias replicaran esa cifra. La virulencia de los gremios docentes, que se acostumbraron a gatillar huelgas sin medir el daño colateral que imprime esa acción de corte político en un universo de 12,5 millones de niños y jóvenes y de miles de familias, llevó a un puñado de mandatarios a acortar el tiempo de la pulseada y a otorgar por decreto o resolución una suba con cláusula gatillo que habilita reabrir la paritaria en los próximos meses, siempre y cuando las cifras de inflación del INDEC superen el porcentaje dado. En ese bastión se ubican Mendoza, San Juan (está a un paso de firmar el decreto por una suba del 22% frente al sistemático rechazo de los sindicatos) y Tierra del Fuego. En Ciudad de Buenos Aires, en tanto, en ausencia de una ley de paritaria el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, dio ya una suba del 10% -primer tramo de un aumento del 19,75%- que los gremios rechazan. La Casa Rosada, por su parte, no se cansa de repetir que en este conflicto los gobernadores están parados en la misma vereda. Pese a varios pataleos individuales como los de Mario Das Neves o Carlos Verna, a nadie escapa la reunión que los ministros de Economía mantuvieron los primeros días del año con funcionarios nacionales para ratificar su aceptación a la decisión del Gobierno de dejar en manos de las provincias la discusión salarial de este año con los maestros. Es, en definitiva, el cumplimiento de una ley en ese sentido y el fortalecimiento del federalismo tan demandado y por el que más de un gobernador se ha rasgado las vestiduras. Así las cosas, en las puertas de la última semana del mes que marca una bisagra en el calendario de clases, el mapa del conflicto arroja el siguiente panorama: Buenos Aires: sin paritaria nacional, la negociación aquí se convierte en el "caso testigo"para el resto del país. El Gobierno de María Eugenia Vidal convocó para mañana a los gremios en busca de acercar posiciones en una puja por el reclamo de aumento del 35% y una propuesta del 19%. Anoche, aunque en despachos oficiales lo negaron, trascendió que la gobernadora podría terminar acercando esos números a un 22,5% y, en caso de que los gremios, referenciados mayormente Baradel (Suteba), lo rechacen, Vidal no descarta terminar recurriendo a una suba por decreto para cerrar la discusión. Herramienta que, en rigor, utilizó el propio exgobernador Scioli en dos oportunidades durante su gestión, también cruzada por la intemperancia de los sindicatos docentes, y no le resultó una medida demasiado efectiva para contener conflictos de hasta 17 días de paro. Santa Fe: la provincia ofrecerá hoy una suba de 25% a maestros públicos y privados. La ministra de Educación, Claudia Balagué, dijo que se trata de "una propuesta que está muy por encima de lo que sucede en el resto del país, incluso a nivel privado, y de otros estatales". Cuna de la dirigente de Ctera nacional, Sonia Alesso, el esquema de negociación en el distrito gobernado por el socialista Miguel Lifschitz también se convierte en un globo de ensayo no sólo para las definiciones en tierras vecinas sino para la presión que ese gremio federal ejerce, junto a otras cuatro agrupaciones (UDA, Sadop, Amet y Cea) para que la Casa Rosada reedite el llamado a una mesa paritaria de referencia. Santa Cruz: merece una mención aparte esta provincia donde la conflictividad docente ha estado en el centro de la tormenta en los últimos trece años de manera ininterrumpida. A los casi 10 días de paro en lo que va del mes, se suma un delicado escenario político que ensombrece la gestión de Alicia Kirchner. Sin ministro de Educación (el titular del Consejo de Educación renunció de manera sorpresiva días atrás), el Gobierno llamó a paritarias tardíamente y ofreció una suba promedio del 3% que los maestros rechazan. A la espera de una propuesta muy superadora, los gremios definen nuevas medidas de fuerza. Dramático. Córdoba: el peronista Juan Schiaretti no logra encuadrar un acuerdo con Uepc, a quien ofertó una cifra cercana al 19,5%. Como en Buenos Aires, la pelea se judicializa por el rechazo de los gremios a los descuentos que se les aplicaron por los días de paro. En esta provincia los docentes también miran con mucha atención lo que pasa en la vecina Santa Fe, y el ofrecimiento del 25% que realizó Lifschitz puede condicionar el avance de las negociaciones. El resto de los distritos sin acuerdo engloba a La Rioja, Río Negro, Chubut, Formosa, La Pampa, Chaco, Catamarca, Corrientes y Entre Ríos bajo un mismo esquema: los gremios esperan propuestas que superen el 18%, y hasta el 22% ofrecido en algunos casos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *