25 DE MAYO: EL PRODUCTOR AGROPECUARIO ALMIROTY FUE ASESINADO POR UN SICARIO CONTRATADO POR SU ESPOSA

Para la Policía, el asesinato está esclarecido.

Destacada labor del Subcomisario Santiago Torres, quien está al frente de Comisaría 1ra de aquella Ciudad

«Pudimos dar respuesta a la Sociedad y a la Familia», manifestó el Alvearense

 

Con los arrestos, está esclarecido el homicidio del productor agropecuario, ocurrido el 22 de noviembre en 25 de Mayo.

Rafael Almiroty, productor agropecuario de 68 años, apareció muerto en la cama de su habitación, en la vivienda de calle 28 casi esquina 103 de la ciudad de 25 de Mayo. Fue el 22 de noviembre y desde entonces se tejieron diversas hipótesis de por qué lo habían ultimado, propinándole varios cortes -muchos y discontinuos- a la altura del cuello con un elemento punzante, tal lo determinó la autopsia, de la cual se dedujo que fue atacado cuando dormía, porque no habría opuesto resistencia.

El móvil del robo se descartó rápidamente, pues en la propiedad hallaron un maletín con más de 50.000 pesos producto de la venta de animales. A partir de ese convencimiento, investigadores buscaron exasperadamente dar con el arma y el celular de la víctima, dos elementos muy importantes que ayudarían a desentramar los hechos y establecer el móvil. Encontrar un cuchillo o elemento cortante sin saber dónde era muy difícil, por lo que todo se orientó al entrecruzamiento de llamadas y mensajes de textos de los teléfonos y otros dispositivos electrónicos que sí lograron secuestrar. Incluso, se dijo que el teléfono celular de Almiroty estaba en poder de los investigadores. Sospechaban ya del círculo familiar.

El caso era muy complicado y a medida que avanzaban en pistas se volvía aún más difícil. Conformado un Comité de Crisis integrado por la Policía de 25 de Mayo, la Brigada de Investigaciones de Bragado, la Fiscalía de Mercedes, a cargo del doctor Massaroni, y la Ayudantía Fiscal de 25 de Mayo, todas las partes trabajaron individual y colectivamente.

Transcurrían los días y no había novedades en la causa, al tiempo que desde la Comisaría Primera afirmaban que estaba trabajándose “mucho y bien” con tareas de inteligencia, y “pronto podría haber novedades”. Confiaban en su accionar, pero –ahora se sabe que para resguardar la investigación- pese a que antes de concluir el 2014 tenían pruebas contundente, nada manifestaban de los pasos que daban, e incluso de operativos previos que se realizaron en el Gran Buenos Aires.

Finalmente, la labor dio resultados. Personal policial al mando del jefe distrital Carlos Grosso y el titular de la Comisaría Primera, Santiago Torres, viajaron la madrugada del viernes, donde con las órdenes judiciales procedieron a realizar allanamientos. Con apoyo del Grupo Halcón, de la DDI de General Rodríguez –donde se estableció la base de operaciones- el grupo GAD de esa ciudad, personal de la Sub DDI Bragado y de la Comisaría de Ciudadela, irrumpieron en Fuerte Apache, apresando a quien ya se encuentra imputado como autor material, Aldo Pérez, de 31 años. Tras ese allanamiento, en el que secuestraron un Peugeot 504 color negro que usaron para viajar a cometer el asesinato, realizaron otro en el mismo lugar en busca de más elementos.

En Merlo, fueron directamente a la casa de Walter Cártula, de 28 años, quien ofició de remisero para trasladar a Pérez hasta 25 de Mayo y llevarlo luego a Fuerte Apache. El ahora imputado como encubridor, fue sorprendido cuando se encontraba con su familia y detenido. De ahí acudieron a otro domicilio de Merlo para encontrar “más elementos probatorios”. Todo con el respaldo del fiscal Massaroni, quien en palabras de Grosso y Torres “tuvo un papel relevante, al igual que el ayudante fiscal Carlos Brunelli”.

La Mañana sabía de esos procedimientos el mismo viernes pero, a pedido de las autoridades policiales y para no entorpecer la tarea investigativa, nada se publicó. Sucede que una información o un simple trascendido podía impedir el arresto de la tercera implicada, la esposa de la víctima y autora intelectual, quien fue aprehendida ayer cuando viajaba desde el barrio porteño de Nuñez, donde reside, y estaba llegando al campo “La Juanita”, cerca de Gobernador Ugarte, que tras la muerte de su marido ya administraba junto a sus dos hijas.
Blanca Alicia Díaz Villalba, de 60 años, es para la Policía la autora intelectual del hecho, por ser “quien contrató al sicario” para quitarle la vida a Almiroty. Frente a la seccional, estaba anoche la camioneta Isuzu de su propiedad secuestrada.

Pérez y Cártula se negaron a declarar, quedando el primero alojado en la Comisaría de Saladillo y el segundo en la de 25 de Mayo. Ayer a las 19.30, cuando los funcionarios policiales brindaron una conferencia de prensa, Díaz Villalba, tras entregarle el dinero y otras pertenencias que tenía consigo a su hija, en presencia de un testigo, fue trasladada a la seccional de Norberto de la Riestra, y será llevada mañana a Mercedes para declarar.

Grosso y Torres destacaron que aunque podrían surgir otras novedades, como la existencia de algún partícipe secundario, el hecho está “totalmente esclarecido”.

La causa fue caratulada homicidio quíntuplemente agravado: por el vínculo, por la alevosía, por la promesa de remuneración, por el concurso premeditado de dos o más personas y por ser “Criminis Causa”.

"Pudimos darle una respuesta a la comunidad y a los familiares”

tati torres

El titular de la Comisaría Primera veinticinqueña destacó que “la gente quería saber qué pasada con este caso, pero uno debe ser cauto sabiendo que estas cosas llevan mucho tiempo”.

El titular de la Comisaría Primera, subcomisario Santiago Torres, subrayó el esclarecimiento de la muerte de Rafael Almiroty, sucedida el pasado 22 de noviembre, señalando que “estamos más que satisfechos porque pudimos darle una respuesta a la comunidad de 25 de Mayo y a los familiares”.
“La gente quería saber qué pasada con este caso, pero uno debe ser cauto sabiendo que estas cosas llevan mucho tiempo”, indicó. “Son casos muy difíciles que deben trabajarse de forma lenta, y que implican un enorme trabajo de personal policial en diferentes lugares, con muchas horas de labor y de medios”.
En este sentido, Torres resaltó la conformación inicial de un Comité de Crisis -que avanzó en las primeras investigaciones- conformado por el fiscal Guillermo Massaroni y su secretario, el ayudante fiscal Carlos Brunelli, el jefe distrital Carlos Grosso, y la Brigada de Investigaciones de la ciudad de Bragado.
“Pudimos trabajar mancomunadamente y repartirnos tareas”, señaló. “De esta forma pudimos obtener muchísimas pruebas, y eso mismo nos llevó a que ayer finalmente se arrancara con una serie de medidas importantes -las principales acciones se llevaron a cabo en el conurbano bonaerense- que dieron con el esclarecimiento del hecho”.
“Intervenimos con personal de la Comisaría Primera, de la Brigada de Investigaciones de Bragado, de la Comisaría Sexta de Ciudadela, de la dependencia policial de Fuerte Apache y de Merlo, de la DDI General Rodríguez donde estuvo nuestra base de operaciones, del grupo GAD de esa localidad, junto con el grupo Halcón”, explicó. “Así pudimos darle una respuesta a los familiares y dejar el hecho esclarecido totalmente”.

“Era un hecho muy complejo”

Así como Torres, el comisario Carlos Grosso, jefe distrital de la Policía, destacó la conformación de un «buen equipo de trabajo» que permitió el esclarecimiento total del homicidio de Rafael Almiroty. «Se hizo una muy buena investigación. Me siento halagado por la forma en que se trabajó, mancomunadamente, con gran profesionalidad de parte de todo el personal de la Comisaría Primera de 25 de Mayo, de la Brigada de Investigación», aseguró.
«No es un hecho simple, ni es cualquier homicidio», dijo. «En primera instancia no se sabía que había sucedido porque el asesinato estaba bien ‘disfrazado’ y podía ser un suicido. Era un hecho muy complejo y hoy tenemos el agrado de establecerlo y esclarecerlo. Si bien es un alivio para la sociedad, más aun para nosotros que somos los responsables de la seguridad y tenemos que dar una respuesta».
«Me siento muy satisfecho», reiteró Grosso. «Ayer (por el viernes) arrancamos en la madrugada y estuvimos en zonas complejas del conurbano». Y destacó «la vocación de la Justicia de la que dependemos y las ganas de investigación de los casos, tal es así que el fiscal estuvo en todos los allanamientos. Es implica respaldo a nuestra labor, nos clarifica y nos da una gran garantía de los estamos haciendo».

Fuente: la Mañana y Departamental 25 de Mayo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *