Nuevos casos de triquinosis en la zona sur de la Provincia

Semana de la Lucha contra la Triquinosis

Con el objetivo de fortalecer y potenciar el conocimiento de la información referida a esta enfermedad, su control y prevención, el CVPBA recuerda algunas medidas de prevención tanto para productores como para consumidores de carne de cerdo.
 
Recientemente el Ministerio de Desarrollo Agrario de la provincia resolvió instituir la tercera semana de mayo de cada año como la “Semana de la Lucha contra la Triquinosis” con el objetivo de fortalecer y potenciar el conocimiento de la información referida a esta enfermedad, su control y prevención. En este marco el CVPBA desarrolla y participa en actividades de capacitación profesional, educación y vinculación con la comunidad como parte del rol de Agentes de Salud Pública que representan los profesionales veterinarios de toda la provincia.

Es importante recordar que en Argentina la triquinosis es una enfermedad endémica con focos distribuidos en varias jurisdicciones que coincide con la distribución de la producción porcina. De hecho, en los últimos días se dio a conocer que se detectaron nuevos casos de triquinosis en la zona sur de la provincia, sobre todo en la zona de Patagones, lo que obliga nuevamente a poner en alerta a la población.
“Lo que ha cambiado el último tiempo el diagnóstico de la enfermedad, probablemente porque se ha hecho hincapié en la difusión de los animales salvajes, sobre todo el jabalí, pero también se la encuentra en otros animales que se utilizan para elaborar embutidos secos”, comenta el MV Mario Jouglard, miembro del Consejo Directivo desde Bahía Blanca. 
 

De dónde proviene la enfermedad

El parásito que transmite la triquinosis tiene un ciclo de vida muy particular; por sus características se transmite de un animal a otro y circunstancialmente puede llegar al hombre a través de la ingestión de carne. “Específicamente hacemos referencia a la carne cruda, porque el parásito expuesto a un tratamiento térmico por arriba de los 70° se destruye. Todos los derivados del cerdo, como son los embutidos secos, la panceta o bondiola, tienen otro método de conservación, esos son los alimentos que nos transmiten la enfermedad”, explicó Jouglard.
Es importante destacar que “Argentina tiene una cepa propia que circula por el puma, eso ha hecho que el inconveniente sanitario persista por tantos años y así va a seguir porque es muy difícil su erradicación. Es importante insistir con el tema de la prevención”, destacó el profesional.
Los veterinarios como Agentes de Salud, deben contribuir a las buenas prácticas de producción porcina. El trabajo en conjunto con todos los actores involucrados en la cadena de notificaciones permite poder llegar al origen del foco animal y de esta manera poder evitar que se afecten más personas.
Desde el CVPBA compartimos medidas sencillas de fácil adopción para prevenir la enfermedad:

Para el consumidor:
·   Comprar chacinados en establecimientos habilitados y no en lugares informales.
·   Verificar que tengan una etiqueta que certifique su origen.
·   Cocinar correctamente la carne.
·   La sal, el ahumado o la cocción de microondas no matan el parásito.
·   Ante la presencia de síntomas de la enfermedad, luego de consumir productos de dudosa procedencia, dirigirse a un centro de salud.

Para los productores:
·   Mantener los establecimientos en buenas condiciones higiénicas.
·   Combatir los roedores
·   Eliminar la basura
·   Alimentar adecuadamente a los animales.
·   Analizar una muestra de carne de cada animal mediante la prueba de DIGESTIÓN ENZIMÁTICA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *